Por / 24th abril, 2015 / Bicicleta / Sin comentarios

El Marquesado del Zenete es la zona de la comarca de Guadix, que tiene una identidad geográfica e histórica más marcada.

Los recursos naturales de la zona son, no sólo variados si no abundantes, lo que ha garantizado el desarrollo de sus poblaciones y de una gran diversidad de actividades, mineras, agrícolas y ganaderas, y, actualmente, el turismo rural, que se beneficia de su patrimonio histórico-artístico y de su riqueza medioambiental.

Los diez municipios que lo integran, todos ellos situados por encima de los 1.100 m., ocupan una extensa zona de la cara norte de Sierra Nevada y de la llanura de sedimentación que se abre en esta sierra y la de Baza. El Marquesado ha sido desde la prehistoria una zona minera por excelencia y todavía hoy siguen abiertas algunas explotaciones. Los recursos naturales de la zona son, no sólo variados si no abundantes, lo que ha garantizado el desarrollo de sus poblaciones y de una gran diversidad de actividades, mineras, agrícolas y ganaderas, y, actualmente, el turismo rural, que se beneficia de su patrimonio histórico-artístico y de su riqueza medioambiental. La parte oriental del marquesado, por donde discurre esta ruta, comparte con el resto de la zona su gran diversidad de recursos, pero, además, está marcada por el cruce de dos vías naturales de comunicación muy importantes del SE de la península El Pasillo de Fiñana, que une las costas de Almería con el interior, y el Puerto de la Ragua, que comunica las Alpujarras con la comarca de Guadix. Ese cruce de caminos seguramente determinó la ubicación de la cabecera del Marquesado en La Calahorra y la construcción de su imponente castillo-fortaleza, el primer monumento renacentista de España.

Ruta: lineal

Dificultad: baja

Distancia del recorrido: 13 km.

Cota máxima: 1.280 m. (Alto sobre Ferreira)

Cota mínima: 1.170 m. (Vega de Dólar)

Piso: 68% por carriles de tierra, 3% por vereda en mal estado, 29% por asfalto

Itinerario

Una gran parte de esta ruta discurre por la Colada del Camino de Ferreira a Fiñana, testimonio de la gran actividad ganadera de todo el entorno de Sierra Nevada hasta tiempos muy recientes. El punto de partida es Huéneja, uno de los pueblos más activos de la zona. Salimos de su ermita y nos dirigimos, siguiendo esa colada y junto a numerosas eras, a Dólar, pequeño pueblo serrano con restos medievales en su urbanismo, además de las ruinas de su castillo, cercanas al pueblo. A la entrada de Dólar, tomamos otro carril, junto al colegio, que nos llevará a Ferreira. El topónimo de este pueblo es de origen latino y alude claramente a la riqueza minera de la zona. En Ferreira quedan restos de unos baños y fortificaciones medievales. Continuamos por un tramo asfaltado y después por un camino de herradura hasta la parte alta del pueblo, donde encontramos más eras, recuerdo de la abundancia de cereales de la zona, y desde donde tendremos una excelente vista panorámica. Atravesamos las intricadas calles de Ferreira para continuar hacia La Calahorra por la carretera. Al llegar al cruce del Puerto de la Ragua encontramos, en frente, una pista forestal que bordea el límite del Parque Natural de Sierra Nevada y por la que llegaremos en pocos minutos a La Calahorra, pueblo que nos sorprende por su arquitectura señorial y, por supuesto, por su castillo-fortaleza, y donde terminamos la ruta.