Por / 24th abril, 2015 / Caballo / Sin comentarios

La ciudad de Guadix se sitúa en un cruce de caminos fundamental en las comunicaciones del sureste de la península.

Los pueblos que integran el Marquesado del Zenete tiene buena parte de su término municipal dentro de los espacios protegidos de la Sierra: el Parque Nacional y el Parque Natural de Sierra Nevada.

Sin duda este factor ha determinado una ocupación casi ininterrumpida desde la edad del bronce y la fundación de la colonia romana de Acci en tiempos de Augusto. Desde entonces Guadix ha sido el centro administrativo y económico de toda la comarca. Testimonio de su importancia a lo largo de la historia es su espléndido patrimonio histórico-artístico, en el que se destaca la Alcazaba árabe y la Catedral. Pero su entorno natural no es menos impactante: una fértil vega, regada por sistemas de regadío tradicionales, que contrasta con los áridos bad-lands y, a pocos kilómetros, la imponente Sierra Nevada. Los pueblos que integran el Marquesado del Zenete tiene buena parte de su término municipal dentro de los espacios protegidos de la Sierra: el Parque Nacional y el Parque Natural de Sierra Nevada. Aparte de sus atractivos paisajísticos, la sierra contiene una gran riqueza medioambiental. En las zonas más altas, junto a los restos del modelado glaciar, encontramos especies vegetales endémicas especialmente adaptadas a condiciones extremas; en zonas más bajas y a pesar de una degradación generalizada, aún se conservan bosques de hoja caduca y encinares, en los que vive una diversa fauna: reptiles, cérvidos y, sobre todo, una gran cantidad de aves.

Ruta: circular

Duración aproximada: 1 día

Distancia del recorrido: 34,3 km.

Cota máxima: 1.264 m. (Ermita de la Virgen de la Cabeza Cogollos)

Cota mínima: 945 m. (Arroyo del Pantano)

Itinerario

Nuestro punto de partida es el centro ecuestre Cabacci, en Guadix. Continuamos hacia Paulenca, pequeña aldea de cuevas que dejamos a unos metros de la ruta. A partir de aquí, cabalgamos por una zona de ramblas típicas del paisaje de bad-lands, hasta subir al llano. Pronto llegaremos a Cogollos de Guadíx, el primer pueblo que nos encontramos y en el que podemos visitar su iglesia mudéjar, que contiene uno de los retablos barrocos más interesantes de la comarca, y el aljibe, recientemente restaurado y convertido en “Sala del agua”. Continuamos en dirección a la montaña y, tras pasar junto a la balsa o pantaneta de Cogollos, subimos al cerro de la ermita de la Virgen de la Cabeza, desde donde tenemos algunas de las mejores vistas sobre el Marquesado y Sierra Nevada. Continuamos nuestro camino entre pinares hasta las minas de cobre de Santa Constanza, hoy abandonadas, y, desde aquí, en pocos minutos, llegamos a Jérez del Marquesado. Es recomendable hacer una parada en este pueblo, uno de los más bellos de la zona, y visitar su iglesia mudéjar, su casco antiguo, con un claro carácter medieval, sus torres árabes y dar un paseo por el Huerto Castillejo, donde, entre castaños centenarios, aún se conservan restos de un castillo y unas torres medievales. El regreso a Guadix lo hacemos continuando hacia Albuñán, donde podemos visitar la “Sala etnográfica”, y, siguiendo, a partir de aquí, la Cañada Real del Marquesado, que nos conducirá hasta nuestro punto de partida.