PATRIMONIO MONUMENTAL

Guadix posee una gran riqueza arquitectónica que se ha puesto de manifiesto desde hace ya muchos siglos. El elemento más evidente y el que llama la atención en primer lugar al visitante de nuestra ciudad es, sin duda, la Catedral barroca, así como el Barrio de las Cuevas, pero hay muchos más elementos arquitectónicos, tanto civiles como religiosos, que dan a Guadix un gran valor como muestra arquitectónica única.

La Catedral y Parroquia del Sagrario

catedral-parroquia-rosario
La catedral de Guadix consigue su bula de erección de 149 y como anteriormente hicieran los árabes fue construida sobre la vieja mezquita mayor si bien su construcción se dilató bastante en el tiempo, tanto que llega a abarcar desde los siglos XVI al XVIII, lo cual provoca que en su interior haya una conjunción curiosa (cuando menos) de estilo, con mezcla bastante armoniosa, de elementos gótico: renacentistas y finalmente barrocos.

El templo actual consta de tres fachadas. La principal: dedicada a la Anunciación, la norte lo está San Torcuato, la sur a Santiago Apostol. La catedral accitana está dedicada a la Encarnación del Virgen y tiene como símbolo un ramito de azucenas. Consta: de 3 naves con ábside y girola sin olvidar la magnífica sillería del coro. En el altar mayor se puede contemplar una serie interesante de cuadros de grandes dimensiones dedicados a la Virgen. Es digno de mención y de visita el museo catedralicio recientemente rehabilitado y donde se pueden contemplar piezas y objetos artísticos muy interesantes además de libros diversos de los siglos XV al XVIII. Junto a la catedral, está anexa la parroquia o Iglesia Sagrario, que dedica su fachada al tema eucarístico realizado en estilo plateresco.

HORARIO DE VISITA

Invierno: 8 a 13 h. Mañana.
Verano: 8 a 11h. Mañana. 17 a 19 h. Tarde.

Alcazaba Árabe

alcazaba-arabe
La Alcazaba de Guadix (del árabe ” qasaba”, “ciudadela”) es una construcción o recinto fortificado cuya función era defender la ciudad de Guadix y sus contornos, tanto frente a los enemigos externos como frente a las sublevaciones internas, asegurándose además una resistencia prolongada.

Construida entorno al siglo XI, al igual que en muchas otras construcciones de origen musulmán, el principal material empleado en la torre fue el tapial (antigua técnica consistente en construir muros con tierra arcillosa compactada a golpes mediante un ” pisón”, empleando un encofrado deslizante, normalmente de madera, para contenerla, dándole a la alcazaba un aspecto rojizo muy característico.

La torre del homenaje es de planta cuadrada, y está formada por dos partes, siendo la superior de dimensiones más reducidas que la inferior. Ambas están coronadas por almenas rectangulares.

Tras la conquista de los Reyes Católicos en 1489, comenzó el abandono de la fortaleza. En el siglo XVI la construcción fue destruida parcialmente, perdiéndose gran parte de las estancias interiores de la misma. Posteriormente, fue restaurada. En el año 1931 fue declarada Monumento Artístico Nacional.

Convento e Iglesia de la Concepción

convento-iglesia-concepcion
Se situa este convento de religiosas concepcionistas franciscanas de clausura en la calle de la Concepción y que fuera antiguamente zoco árabe, ya que por él se accedía, principalmente a la alcazaba árabe. Actualmente está rodeado de viejas casas nobiliarias pues fue el lugar elegido rincipalmente por los hidalgos castellanos asentados en la ciudad tras la entrada de los Reyes Católicos. El convento el siglo XVI debe su fundación a Ruy Pérez de Sotomayor; las tarde sufrió un incendio (1667), siendo reconstruido posteriormente, la iglesia del convento data del siglo XVII y es de una sola nave cubierta con una bóveda de cañón con lunetos. En su interior destacan la imagen de la Virgen de los Dolores cuyo rostro perteneció a la primitiva escultura de la V. de las Angustias, destruida en la guerra civil (1936) obra de Torcuato Ruiz del Peral.

Durante la época musulmana, ésta que sería después calle da la Concepción, era la llamada Alacaba o Cuesta de la Caba, la vía principal de la ciudad que desde la misma puerta de la mezquita Mayor se llegaba hasta la alcazaba.

Pero, antes aún, en la época hispano romana, esta calle era el cardo máximus de la colonia J.G. Acci, lo que quiere decir que fue un sector fundamental para la organización urbana de los romanos que, por decisión de Julio César, se instalaron en este punto y se repartieron estas tierras. Más concretamente, en lo que sería solar de este convento e iglesia, se instalaban unos baños romanos, cuyos vestigios aún se perciben hoy. Estos baños, junto con los que había donde después se instaló el convento de clarisas, de Santiago, eran los principales de la ciudad, de carácter público.

Iglesia de San Agustín

Data del siglo XVIII. Actualmente se puede observar su planta rectangular, si bien se están acometiendo obras por arte de la hermandad de las Lágrimas para restituirla a su sentido original que no era otro que ser un templo de planta central casi circular. Esta iglesia sufrió la invasión francesa pues el convento se convirtió en cuartel general y quedó prácticamente destruido si bien posteriormente se reformó pasó a instalarse en ella el Seminario Menor de San Torcuato.

En un principio, esta iglesia de San Agustín tenía una planta singular, redonda, manera de patio, con doble galería superpuesta. La de abajo se aprovechaba para las distintas capillas que ocupaban los huecos interpilastras, mientras que la galería de arriba venía a cumplir funciones de coro circular.

El interior de este patio constituía el cuerpo propiamente dicho de la iglesia y de su única nave central, resultando así una estructura notoriamente diferente de los restantes templos de la ciudad.
Muchos años después, recientemente, en la reforma que se hizo de esta iglesia, para arreglar los destrozos que experimentó en la guerra de 1936- 1939, se optó por abandonar la planta antigua, transformándola en una sola nave rectangular, más estrecha que los exteriores antiguos.

Resulta así un templo con una sola nave central, alzada entres pilastras más o menos simuladas, y cubierta con bóveda de cañón y arcos fajones.

El templo carece de torre, pero sí luce una espadaña sobre la fachada. Por último, junto a la iglesia se sitúa el antiguo convento de agustinos, ahora seminario conciliar de San Torcuato El cuál es de propiedad municipal y corresponde al tipo conventual de doble claustro destacando en su interior los dos patios de que dispone. En la actualidad sirve además, de acceso al recinto amurallado de la Alcazaba.

Iglesia y Convento de Santiago

convento-santiago
La iglesia de Santiago es actualmente monumento nacional y fue construida sobre una mezquita anterior datando del siglo XVI con una portada plateresca obra de Diego de Siloé. El templo es de planta basilical de 3 naves, la central mayor y más elevada y de infuencia gótico-mudejar teniendo en las cubiertas artesonados mudéjares. Lo más destacado de esa iglesia es tanto su fachada como el conjunto de cubiertas mudéjares junto a su torre con un remate piramidal mudejar coloreado a base de ladrillo vidriados. La iglesia de Santiago y su convento se puede decir que son una parte de una pareja, el otro elemento de la misma de San Miguel y su antiguo convento, ya que ambos se sientan en el decumanus romano (este-oeste). El convento le clausura como casi todos los de su época se organiza alrededor de un patio central con columnata de mármol Joble galería superpuesta. En la galería alta tienen ricos artesonados aunque apenas dispone de ajuar artístico. La fundación del convento la hizo D. Gaspar de Ávalos , Arzobispo de Santiago de Compostela.

Convento de la Divina Infantita

Es actualmente sede del convento y centros de enseñanza de la Congregación accitana de la Divina Infantita si bien anteriormente fue el palacio de los Alfaro Narváez aunque tras la Guerra Civil española está bastante reconstruido.

Iglesia de San Miguel. Convento de Santo Domingo

convento-sanmiguel
Esta Iglesia del convento de Santo Domingo donde hoy está asentada la parroquia de San Miguel (I. de San Miguel) es fundación directa de los Reyes Católicos (17-1-1550, s. XVI). Está constituido por una sola nave, casi rectangular con coro sobre la puerta de entrada. Lo más sobresaliente de esta iglesia son las cubiertas mudéjares de la nave central al igual que las del presbiteño y la antigua capilla de la Virgen del Rosario que hoy cobija a la imagen de la V. de la Soledad. Es quizás la obra de artesonado mudejar más acabada y perfecta de las existentes en las iglesias de la ciudad con amplia y profusa policromía.

Desde el momento de la reconquista, y como consecuencia de la Bula de Erección del cardenal Mendoza, se estructura la organización eclesial en la ciudad, distribuyendo su territorio en parroquias y adscribiendo recursos para cada caso. Por dicha Bula de Erección, concretamente se establecía que la iglesia Mayor dedicada a Nuestra Señora de la Encarnación, enseguida catedral, se erigiría sobre la mezquita Mayor musulmana, de cuyos bienes y derechos se consideraba heredera. Y, asimismo, establecía que las otras parroquias que se erigían en la ciudad lo hiciesen sobre las precedentes mezquitas menores.

Por consiguiente, la distribución jurisdiccional y territorial de la reconquista se ajustaba muy bien a la precedente organización musulmana que, parte de la mezquita Mayor, se ordenaba alrededor de las mezquitas menores de los arrabales que serían los de Santa Ana, Santiago y San Miguel.

Iglesia de la Magdalena

iglesia-magdalena
Se trata de un templo que ya no ejerce como tal y que actualmente se está rehabilitando por parte de una escuela taller promovida por la propia iglesia diocesana y que consta de una sola nave rectangular con presbiterio en el cabecero. Enfrente de la puerta de acceso aparecen tres arcos de medio punto que pueden ser seguramente los restos de la precedente mezquitilla. De este templo se puede destacar aparte de la magnífica recuperación realizada el artesonado de la nave central y la cubierta del presbiterio, gemelo del de la Iglesia de Santa Ana. Su portada exterior es barroca, en piedra con hornacina central para la imagen de la la Magdalena que es la titular del que fuera templo.

Poco más arriba de la iglesia de Santo Domingo, en el lateral de enfrente, en la llamada calle Real de la Magdalena, continuación de la calle Real de Santo Domingo, se instala la iglesia de la Magdalena.

Está constituida esta iglesia por un sola nave rectangular, con presbiterio en el cabecero, al que se pasa por un arco grande de medio punto, en lo que debía ser paño de separación, de manera semejante a como se resuelve l construcción de este arco de triunfo en las otras iglesias de Santa Ana, Santiago, San Francisco o Santo Domingo.

El templo actualmente esta sumamente destruido y empobrecido. En él, sólo merece destacarse la cubierta de la nave central y la cubierta del presbiterio, de artesón mudéjar, gemelo de los restantes de la ciudad.

Esta iglesia de la Magdalena fue de las primeras que se mando a restaurar, por ser de allende, juntamente con la de Santa Cruz y la de Santa Catalina.

Iglesia y convento de San Diego

iglesia-san-diego
Al finalizar la calle conocida como de la Gloria y sobre una plaza amplia que bien puede ser el centro del barrio se alza lo que fuera el convento de San Diego (Franciscanos de los Descalzos) y su iglesia. Este templo está constituido (en la práctica) por una sola nave central cubierta con bóveda de cañón al fondo del presbiterio, existe un retablo moderno y situado en el el camarín de la patrona de la ciudad. Esta iglesia curiosamente al igual que la de Santo Domingo, hoy de San Miguel Nuevo, no tiene torre y su fachada en este caso se remata con una espadaña que da cobijo a una sola campana. A continuación, hacia la derecha de la fachada de la Iglesia se levanta la parte antigua del convento con 2 plantas y doble hilada de ventanas agemeladas con un remiendo de gótico que ha sido remodelado recientemente.

Hacia el sur de la ciudad, en el fondo de la calle de la Gloria, encontramos la iglesia y el convento de San Diego, en el centro de la amplia plaza de su nombre, formando el centro neurálgico y urbano de este barrio, al extremo de lo que fue carrera de los Caballos, después sólo Carrera y, en el barroco, meta del vía crucis que, desde San Miguel, se remataba aquí. Esta iglesia y convento de San Diego era de los padres Franciscanos Descalzos, de la reforma de san Pedro de Alcántara, conocido vulgarmente con el nombre de convento de San Diego, culto que, anteriormente, en el siglo XVI, se celebraba en el otro convento de San Francisco. Se estableció este convento, con su iglesia aneja, en la zona fronteriza entre casas y cuevas, en el sector sureste de la ciudad, aproximadamente en el ángulo que forman los caminos que, por aquí, se dirigen a Almería o al Sened, en un sector, entonces, prácticamente despoblado, próximo a las ermitas de San Marcos y de San Pedro.

Iglesia de Santa Ana

Como tantas otras en la ciudad, surge sobre la precedente mezquita musulmana, sirviendo casi de centro neurálgico de este antiguo barrio aunque hoy ha crecido tanto que ya ha sido desplazado como tal. Se inicia su construcción en la primera mitad del siglo XVI dando lugar a un templo de planta basilical de medianas proporciones con puerta de acceso en la nave central. El cabecero de la Iglesia está separado del resto de la nave central y en el centro del mismo se encuentra un camino circular que alberga a la titular Santa Ana, al desaparecer el retablo del año 1554. Lo más interesante de esta iglesia en la cubierta de la nave central y del presbiterio en artesonado mudéjar ochavado aunque de menos calidad que sus compañeros de Santiago, San Francisco o Santo Domingo. La torre con un lateral a la calle es cuadrada con campanario Y probablemente estuviese rematada, al igual que la de Santiago, en el siglo XVI con chapitel. Sin embargo, en el aspecto exterior la parte más artística la constituye la portada lateral hoy cerrada, en la calle de la torre y que podrá ser el acceso de la precedente mezquita.

Iglesia y Convento de San Francisco

iglesia-sanfrancisco
La iglesia consta de una nave central rectangular con presbiterio en el cabecero de la nave y algo más alto. El acceso se hace al pie de la nave central. La fachada es sencilla y sin más adornos. Esta iglesia tiene una torre y lo más sobresaliente de ella es la cubierta de su nave central y as del presbietrio al ser un bello ejemplo de la carpintería mudéjar de la zona. Data de la primera mitad del XVI siendo la iglesia que por ser monumento nacional atesora mejor y más cantidad de obras artísticas en su interior.

Iglesia de San Torcuato

Esta iglesia está relacionada con los jesuitas quienes son en realidad sus fundadores (s. XVII). Se trata de una planta de cruz griega dando lugar por ello a una nave central con someras insinuaciones de los brazos de la citada cruz y en la que se situan altares pequeños. Actualmente es sede de una de las cofradías de la ciudad.

Se sitúa en la ladera que desde la alcazaba descendía y desciende hacia la mezquita Mayor y catedral y la plaza Mayor. Tal ladera recibía, en la época musulmana, el nombre de Sened, y desde la plaza se accedía a ella por medio de una puerta situada en lo que hoy es entrada a la calle de Abentofail, junto al palacio de El Zagal. Hay también vestigios de baños romano- árabes, gemelos de los de Santiago y la Concepción.

Por todo ello, tras la guerra de los moriscos de 1568- 70, con todo lo que supuso para la mentalidad religiosa de esta región, el resucitar la vida, milagros y apostolado de San Torcuato y los demás varones apostólicos, fue un gran revulsivo para la ciudad. Un revulsivo que se acrecentaba en este caso al poder aportar, enseguida, los documentos que acreditaban el lugar donde reposaban los restos del apóstol, y los avatares de su traslado, conocimiento que permitía plantearse el problema del retorno de sus reliquias a Guadix.

Iglesia de la Ermita Nueva

Se inicia este templo a partir del establecimiento de una pequeña ermita que se transforma posteriormente en parroquia especialmente después de la Guerra Civil (1936 39). Subsiste aún la pequeña ermita excavada en el cerro a modo de cueva y donde se encuentra un cuadro de la Virgen Gracia posiblemente del siglo XVII de gran valor artístico que fuera coronada canónicamente en 1956 y que tiene bajo su protección al barrio de las Cuevas.

Para el estudio de la ermita de Nuestra Señora de Gracia contamos con un valioso trabajo, realizado por Rafael Varón y Diego Casado López (1999), que consideramos fundamental para el conocimiento histórico de esta ermita y de las cuevas accitanas.

En el corazón de las cuevas se encuentra la ermita de Nuestra Señora de Gracia. Esta pequeña ermita nos recuerda las catacumbas de los primeros cristianos. La primitiva ermita se construyó sobre un viejo horno- cueva en el siglo XVI y dependió en primero lugar de la parroquia de La Magdalena (1559) y, más tarde, de la de San Miguel.

Esta ermita fue reconstruida, en los primeros años del siglo XIX, por José Pérez Chico, deán de la catedral. El culto a l Virgen de Gracia se inicia en el siglo XVII, cuando gobierna en España los reyes de la Casa de Austria.

Iglesia de Fátima

En las inmediaciones de las Cuatro Veredas al igual que ocurriera con la Ermita Nueva, a partir de una pequeña ermita se transforma en parroquia y se consigue edificar templo obra del magnífico arquitecto Santa Teresa que tiene mucho de singular y de ejemplo de notable adaptación arquitectónica al paisaje conjugando las formas de la iglesia con el entorno, el color, los distintos niveles y hasta las formas del terreno.

Iglesia de Santo Domingo

La primitiva Iglesia de San Miguel data de los siglos XV y XVI, siendo su planta de cruz griega. En la actualidad está siendo restaurada por el Obispado de Guadix.

El templo de Santo Domingo, al servicio de los extinguidos dominicos de Guadix, contiguo al convento de éstos, está dedicado a parroquia de San Miguel desde el año 1958, por los problemas que planteaban esta última, como se acaba de ver. Lo que fue convento, tras la desamortización del siglo XIX pasó a propiedad particular como viviendas y huertos: “la Huerta de don Francisquito”. El templo, tras la expulsión, quedó marginado, sirviendo para distintos usos, incluido el de almacén de trigo desde el año 1939 hasta que, en 1958, se trasladó allí la parroquia de San Miguel.

Este templo, anejo al convento de los dominicos, posiblemente se asentara sobre algún antecedente musulmán y premusulmán ya que en este punto se dan las circunstancias objetivas para tal hecho: instalación frente a una de las puertas más antiguas de la ciudad, calle real inmediata y fuente testigo contigua.

Ermita de San Antonio Abad

Ubicada en la Era del mismo nombre, dependiendo desde 1845 de la Iglesia de San Miguel. Destacable es la romería que se celebra el 3er fin de semana de enero.

Plaza de la Catedral

Se encuentra la Escuela de Artes y Oficios, antiguo Seminario con portada de Gaspar Cayón, del siglo XVII. Al lado el Hospital Real de la Caridad y la Iglesia de San José de los siglos XVI al XVIIL con planta de cruz griega. Plaza de las Palomas, de la Constitución o de los Corregidores: Es el centro Histórico-Artístico de la ciudad. Data de los siglos XVI a XVII. En ella se encuentra el Palacio Consistorial, situado en la fachada sur.

Calle de la Concepción

Antiguo zoco árabe, en la actualidad encontramos importantes casas nobiliarias, típicas de los hidalgos, castellanos asentados en la ciudad, destacando la del Magistral Domínguez. Tenemos también el convento de clausura de las concepcionistas del siglo XVI.

Calle de Sta. María del Buen Aire

Con el Palacio Episcopal, siglo XVI, Colegio de la Divina Infantina, siglo XVIII, Palacio de los Marqueses de Villa legre, del año 1592.