PATRIMONIO CULTURAL

Guadix dispone de un extenso patrmonio cultural que ha ido recopilando a lo largo de su extensa historia y que ha generado numerosas tradiciones y fiestas típicas del lugar así como grandes personajes ilustres, influyentes en la historia de nuestro mundo. En esta sección del portal web se puede encontrar una muestra de ello.

El Cascamorras

Cascamorras-Guadix-Granada_54378655850_54028874188_960_639
El origen de esta tradición popular se remonta al final del siglo XV y principios del XVI, tras la reconquista de Granada por parte de los Reyes Católicos. Existen varias versiones de cómo sucedieron los hechos, pero la más extendida cuenta que un agricultor vecino de la ciudad de Guadix, llamado Juan Pedernal, se encontraba trabajando la tierra en el término municipal de Baza, en el lugar donde hubo una antigua ermita mozárabe, ubicado en el arrabal Bastetano de la “Churra”, cuando al dar un golpe de azada descubrió una pequeña imagen de una Virgen que se conoce desde entonces como la Virgen de la Piedad.

Esto motivó un pequeño conflicto entre las ciudades de Guadix y Baza. La fiesta del Cascamorras, analizando su origen y evolución histórica, es un claro ejemplo de resolución pacífica de un conflicto entre dos localidades vecinas que comparten obispado y una fuerte religiosidad por la Virgen de la Piedad.

Hace ya quinientos años se acordó que si un comisionado de la ciudad de Guadix lograba entrar en Baza y llegar a la iglesia de la Merced sin ser manchado podría recuperar a la Virgen para Guadix. Pero desde entonces este comisario, este “Cascamorras” sigue sin llegar limpio, es decir, sin pintar, hasta el Convento de la Merced. En su intento, los bastetanos se lo impedirán, año tras año, acompañándole en su recorrido desde la entrada del pueblo hasta la iglesia manchándolo con pinturas negras o brillantes. “Cascamorras” retornará a Guadix sin la preciada imagen, por lo que los accitanos en pago por su fracaso, volverán a pintarlo y mancharlo utilizando también pinturas…

Todo se convierte en una gran fiesta para ambas ciudades.

Este patrimonio inmaterial y cultural común a dos ciudades granadinas debe considerarse como un excelente recurso al servicio del desarrollo duradero dado el valor que tiene por sí mismo. Representa al mismo tiempo la memoria colectiva de la población y un recurso turístico potencial para su futuro.

Cada 9 de septiembre el Cascamorras vuelve a Guadix y quién sabe si algún día…

San Antón

san-anton
Guadix celebra las fiestas en honor al santo patrón de los animales, San Antón.

La víspera del santo trasladan a San Antón desde su parroquia la iglesia de San Miguel hasta la ermita que lleva su nombre. En los alrededores de esta ermita y en cada barrio de la ciudad se celebran las típicas luminarias, además se degustan productos típicos procedentes de la matanza y acompañados con vino de la tierra.

El día de San Antón sale en procesión por las calles de su barrio en un carro tirado por bueyes y acompañado por caballerías y carrozas. Es costumbre dar nueve vueltas a la ermita del santo a pie, a caballo, o en mulo o asno que recibe de esta forma su protección. Por la tarde de nuevo regresa hasta su iglesia.

Feria y Fiestas

SONY DSC
Desde hace miles de años, la cuenca de Guadix es el centro mercantil y comercial más importante del sureste hispano, favorecido por el cruce natural de caminos y el crisol de culturas que se produjo en una de las más espléndidas tierras.

Hoy día Guadix celebra sus Fiesta Mayor en la primera semana de septiembre. Su fin principal es la diversión y para ello se programan diversas actividades en las que personas de todas las edades participan y se divierten durante estos días festivos. A destacar el auge que en los últimos años está teniendo la “Feria del mediodía”, en gran parte gracias a las casetas instaladas en el recinto ferial y a lo largo y ancho de la ciudad. En ellas se pueden disfrutar de los platos típicos de la tierra y todo ello en un ambiente festivo que cuando se prueba por primera vez es difícil no volver a repetirlo.

Digno de mención es el extraordinario espectáculo piromusical que pone fin a los días de fiesta y que tiene como fondo incomparable la Catedral de Guadix.

Semana Santa

semana-santa
Centenaria y emotiva, la Semana Santa de Guadix es una expresión, la forma en que se han expresado, generación tras generación, miles y miles de accitanos y accitanas con cada nueva primavera.

Anclada en el tiempo, con el sabor en sepia de fotos nunca olvidadas de aquellas celebraciones de comienzos del siglo pasado, la manifestación de las cofradías es una propuesta que alcanza su cenit entre marzo y abril, pero que jalona el calendario del tiempo previo de citas y convocatorias de tan variada como relevante índole. Pero será en esos días, cuando la tradición se funde con la fe, el momento de mayor plástica y sensibilidad se ponga de manifiesto; quince hermandades, que como cofradías se echan las calles y plazas desde cada Domingo de Ramos al de Resurrección, y que atesoran para sí el preciado bien de lo altruista, lo gratuito y lo genuino.

Cada instante, cada momento es un rico bocado al paladar de los sentidos, pero, Guadix es más Guadix cuando el Cristo de la Misericordia es bajado desde las cuevas entre el rumor de los rezos, la oscuridad de la noche en ausencia plena de alumbrado público, y la cálida atmósfera que alcanza la ciudad cuando la alcazaba alcanza a ver el cortejo y prende de antorchas sus almenas; el silencio queda roto por las saetas en la plaza de Santiago y resuenan el timbre metálico de la corneta. Aquella plaza, la renacentista que preside el Palacio de Peñaflor, es impasible testigo del paso de los nazarenos y nazarenas, de camareras y acólitos, de Cristos y Vírgenes, misterios y séquitos que van o vienen de la sede catedralicia, pero Guadix es en sí su tradición cuando, cada Viernes Santo se encuentran en ella el Crucificado, la Dolorosa y San Juan; serán las tres del mediodía y tanta emoción solo dispondrá de unas horas para recuperar el resuello antes de que, en San Miguel, la Soledad asista al encuentro con el Sepulcro en la final e inmensa sensación de que algo se está acabando.

Cristo Resucitado saldrá desde el cementerio para poner fin a una semana de pasos con rigor y silencio, y de otros con mesurada algarabía en unos días que, como todo, nos harán pasar del llanto a la alegría sin solución de continuidad.

Nuestra Sra. Virgen de las Angustias

angustiasguadix1
La festividad de la patrona de la ciudad de Guadix se celebra el segundo domingo de noviembre. El domingo anterior se traslada la imagen de la Virgen, desde el templo de San Diego, hasta la catedral. Durante la semana tiene lugar en la catedral un septenario, con gran participación popular. El día de la festividad se celebra un solemne pontifical, presidido por el obispo de la diócesis. Por la tarde, la patrona accitana recorrerá en procesión las principales calles y plazas de la ciudad, regresando nuevamente a su templo.

San Torcuato

san-torcuato
Celebración de una misa pontificada presidida por el obispo. Se sacan las reliquias del santo por la ciudad, y al margen de otras actividades, se reparten habas y tortas típicas en la Plaza de las Palomas.

San Torcuato fue primer obispo de Guadix, el primero de los siete Varones Apostólicos a los que se atribuye la evangelización de España en el siglo I.

Patrón principal de Guadix y de la Diócesis. Según la tradición hispánica, que recogen los calendarios mozárabes, siete discípulos del Apóstol Santiago: Torcuato, Segundo, Indalecio, Tesifonte, Eufrasio, Cecilio y Hesiquio, fueron enviados por san Pedro y san Pablo a evangelizar España.

La catedral de Guadix conserva un total de tres reliquias de San Torcuato. El santo brazo que bendice a los accitanos cada 15 de mayo, la mandíbula que se trajo para la iglesia de San Torcuato (Hospital) y una tercera y poco conocida por no encontrarse expuesta a la veneración de los fieles llamada del calcáneo.