Por / 24th abril, 2015 / Senderismo / Sin comentarios

El Marquesado del Zenete es la zona de la comarca de Guadix que tiene una identidad geográfica e histórica más marcada.

Uno de los rasgos más impactantes de su paisaje son las enormes escombreras (los “vacies”) de las minas de hierro de Alquife, ya cerradas.

Los diez municipios que lo integran, todos ellos situados por encima de los 1.100 m., ocupan una extensa zona de la cara norte de Sierra Nevada y de la llanura de sedimentación que se abre entre esta sierra y la de Baza. El Marquesado ha sido desde la prehistoria una zona minera por excelencia y todavía hoy siguen abiertas algunas explotaciones. De hecho, uno de los rasgos más impactantes de su paisaje son las enormes escombreras (los “vacies”) de las minas de hierro de Alquife, ya cerradas. Los recursos naturales de la zona son, no sólo variados, sino abundantes, lo que ha garantizado el desarrollo de sus poblaciones y de una gran diversidad de actividades, mineras, agrícolas y ganaderas y, actualmente, el turismo rural, que se beneficia de su riqueza medioambiental y de su patrimonio histórico-artístico. La Calahorra alberga la joya artística de la zona, el primer castillo renacentista de España, construido por el primer marqués del Zenete, Rodrigo de Vivar y Mendoza, en 1513. Pero la importancia de este monumento no oscurece la de los restos medievales (baños, torres y castillos) y la de las iglesias mudéjares del siglo XVI, repartidos por todos los pueblos.

Ruta: circular

Dificultad: baja

Duración aprox.: 1 hora 15 minutos

Distancia de recorrido: 4,9 km.

Cota máxima: 1.308 m. (Balsilla del Partidor)

Cota mínima: 1.213 m. (Fuente del Chortal)

Itinerario

Este recorrido circular parte de Jérez del Marquesado, uno de los pueblos más interesantes de la zona. El núcleo actual surgió en época medieval, en las cercanías de diversos establecimientos mineros íbero-romanos, que han seguido en explotación hasta tiempos muy recientes. Los restos medievales más visibles son las torres, una en el propio casco urbano, y otra, la de Alcázar, al otro lado del barranco, aunque las casas más antiguas del pueblo son de origen árabe y morisco. La iglesia mudéjar es de las más interesantes de la zona. Comenzamos el itinerario en la parte alta de la calle Alcázar, donde comienza la cuesta del Chortal. Descendemos esta cuesta hasta el río de Jérez, pasando por un puente y una fuente. Cuando llegamos a una bifurcación, tomaremos el carril de la izquierda para visitar los restos de las torres medievales de Los Casarones y de Alcázar. Continuando por el mismo carril, atravesamos la carretera de Jérez a Lanteira y entramos en una zona de huertas hasta llegar a la balsilla de Alcázar, desde donde se nos abre una estupenda panorámica del Picón de Jérez (3.090 m.). Desde aquí seguimos por una vereda que discurre entre viejos castaños, y una acequia, que, por un terreno llano, nos llevará hasta la Balsilla del Partior, llamada así porque reparte las aguas entre las acequias de Guadix y Alcázar. Seguimos, descendiendo por el río Alcázar, y en pocos minutos llegamos al pie de la Loma de Enmedio, divisoria de los barrancos de Alcázar y Alhorí. Desde aquí y por un carril, regresamos de nuevo a nuestro punto de partida.