Por / 24th abril, 2015 / Coche / Sin comentarios

El Valle del Zalabí está integrado por tres núcleos de población: Alcudia y Exfiliana, ambos en el valle del río verde, y charches, en las faldas de la Sierra de Baza.

El Marquesado del Zenete ocupa toda la zona sur de la comarca De Guadix. Sus 10 municipios, situados a más de 1.000 metros de altitud, reparten sus territorios entre las laderas de Sierra Nevada y el altiplano que se extiende a sus pies.

A pesar de ser dos zonas muy próximas, el Marquesado y el Valle de Zalabí, ofrecen paisajes muy contrastados que permiten entender la evolución geomorfológica de buena parte de la comarca, ya que se observa con nitidez el frente de erosión que hace avanzar la zona de bad-lands, socavando la llanura a ambos lados de valles y barrancos. El Marquesado del Zenete ocupa toda la zona sur de la comarca De Guadix. Sus 10 municipios, situados a más de 1.000 metros de altitud, reparten sus territorios entre las laderas de Sierra Nevada y el altiplano que se extiende a sus pies. Aparte de sus atractivos paisajísticos, la sierra contiene una gran riqueza medioambiental. Desde los endemismos de las cumbres, hasta los bosques mediterráneos. El Marquesado ha sido desde la prehistoria una zona minera y todavía hoy siguen abiertas algunas explotaciones. De hecho, uno de los rasgos más impactantes de su paisaje son las enormes escombreras (los “vacies”) de las minas de hierro de Alquife, ya cerradas. De época medieval quedan numerosos restos de fortifaciones y torres, así como de baños públicos. La Calahorra alberga la joya artística de la zona, el primer castillo renacentista de España, construido por el primer marqués del Zenete, Rodrigo de Vivar y Mendoza, en 1513. Pero la importancia de este monumento no oscurece la de las iglesias mudéjares del siglo XVl, repartidas por todos los pueblos. La artesanía de cerámica, forja y madera y la gastronomía son también atractivos de la zona.

Itinerario

Desde Guadix llegamos al cruce de Cogollos y Albuñán. En Cogollos podemos visitar la iglesia mudéjar, con su magnífico retablo barroco, y el aljibe, recientemente restaurado. En Albuñán visitamos el único museo etnográfico de la zona. Volviendo al cruce seguimos hacia Jérez del Marquesado donde podemos visitar la iglesia o dar un paseo por los alrededores, con restos de fortificaciones medievales y castaños centenarios. Atravesando el barranco continuamos hacia Anteira y Alquife, donde se encuentran las minas de hierro de las que quedan el poblado minero deshabitado y el enorme “pozo”, hoy lleno de agua. A pocos km. se encuentra La Calahorra, antigua residencia de los gobernadores del Marquesado y donde podemos visitar no sólo el magnífico castillo, sino su casco antiguo señorial. Desde La Calahorra nos acercamos a Aldeire, con restos de fortificaciones y baños medievales. Desde La Calahorra también podemos dirigirnos hacia la A-92 para iniciar el regreso a Guadix o para acercarnos a Charches, pequeña aldea situada a las faldas de la Sierra de Baza. Otra alternativa es seguir hacia Ferreira, con restos de unos baños árabes. Dólar, el siguiente pueblo, nos ofrece un nuevo ejemplo del intrincado urbanismo morisco del Marquesado. Desde allí pasamos a Huéneja, ya en el pasillo de Fiñana y desde donde atisbamos el paisaje desértico de Almería. El regreso lo hacemos por la A-92 hasta el cruce de Alcudia de Guadix y Exfiliana, ya en el valle del río Verde-Guadix, que nos ofrece una espléndida vista de los bad-lands, aquí especialmente coloridos. En pocos minutos, desde Exfiliana, estaremos de vuelta en Guadix.